Cómo ser más flexible

Somos muy desiguales en materia de flexibilidad. Afortunadamente, es posible trabajarla y ser más flexible a largo plazo, siempre que se sea regular y riguroso. En el día a día, esta capacidad puede ser mucho más útil de lo que crees. 

La flexibilidad se refiere a la capacidad de realizar movimientos articulares y musculares más o menos amplios. En esta materia, estamos lejos de ser iguales al nacer, pero es posible trabajar esta característica para aprovechar sus ventajas. 

En este artículo le mostraremos cómo ser más flexible. Te daremos consejos, estiramientos, ejercicios y mucho más.

¿Qué es la flexibilidad?

Como ya se ha dicho, la flexibilidad se refiere a la capacidad de nuestro cuerpo para realizar diferentes movimientos con mayor o menor amplitud articular y muscular. Esto afecta a nuestros huesos, ligamentos, tendones y músculos. Por lo general, nuestros ligamentos y tendones se estiran muy poco, mientras que nuestros músculos y cápsulas articulares sí lo hacen. 

¿Cómo sé si soy flexible? ¿Por qué no lo soy?

Algunas personas son más flexibles que otras al nacer, debido a facultades hereditarias. Pero hay otros elementos que también influyen en nuestro grado de flexibilidad: 

  • edad: a medida que envejecemos, tendemos a perder flexibilidad;
  • el tamaño y la estructura de nuestros huesos: cuanto mayor es el diámetro de nuestros huesos, más probable es que carezcamos de flexibilidad;
  • tejidos conjuntivosel grado de elasticidad de nuestros tendones y ligamentos;
  • el volumen del cuerpo: cuanto más grande es nuestro cuerpo, más difícil puede resultar adoptar posturas que requieran cierta flexibilidad. 

 También se tiende a presentar a las mujeres como más flexibles, gracias a sus hormonas, que impregnan y relajan sus tendones y músculos.

Para poner a prueba tu flexibilidad, nada más sencillo. Ponte de pie con los pies juntos y los brazos a lo largo del cuerpo. Déjate caer gradualmente hacia delante, sin forzar. Si las manos te llegan por debajo de las rodillas, es una buena señal. Si no, sería buena idea practicar. 

¿Por qué quiere ganar flexibilidad?

Los bailarines, contorsionistas, artistas marciales y otros deportistas suelen buscar la flexibilidad para mejorar su rendimiento. Ser flexible, por ejemplo, permite a los corredores tener una zancada más larga y a los nadadores extender aún más los brazos durante el crol. Mayor amplitud puede tener beneficios en muchos deportes.

Pero la flexibilidad también es muy útil en la vida cotidiana, en la vida de todos. Permite que te sientas bien con tu cuerpo y evites varias lesiones incapacitantes:

  • tendinitis,
  • averías,
  • desgarros musculares,
  • etc

Tener una buena flexibilidad también ayuda a luchar contra el paso del tiempo y endurece las articulaciones, provocando a veces dolor y bloqueos, por ejemplo al atarse los cordones de los zapatos, pasar la aspiradora, llevar la compra o coger un objeto. cayó al suelo.

¿Cómo ser más flexible?

La flexibilidad no se adquiere de la noche a la mañana. Es un trabajo a largo plazo que requiere regularidad y práctica. 

Apuesta siempre por un buen calentamiento

Nunca lo repetiremos lo suficiente: el calentamiento es esencial antes de cualquier sesión de estiramientos. Te permite aumentar progresivamente tu ritmo cardíaco, la circulación sanguínea en tus músculos y la temperatura de tu cuerpo, con el fin de beneficiarte al máximo de tus estiramientos. Sin que te des cuenta, también entrarás más fácilmente en tu entrenamiento. Una vez que el cuerpo está bien calentado, trabaja mejor: 

  • a nivel muscular  (aumento de la velocidad de las reacciones químicas), 
  • a nivel articular  (mejor lubricación de las articulaciones)
  • y a nivel del sistema nervioso  (aumenta la velocidad de transmisión de la información, lo que implica contracciones musculares más rápidas, mayor velocidad de reacción, mayor concentración, etc.)

Despierta tus articulaciones rotando el cuello, la nuca, el pecho, los hombros, la pelvis, las muñecas y los tobillos. 

¿Qué deportes prefiere?

No faltan  deportes suaves para ganar flexibilidad:

  • yoga,
  • pilates,
  • estiramiento,
  • tai chi,
  • o barra en el suelo,
  • etc

¿Su punto en común? En estirar los músculos uno a uno y repetir. Poco a poco, el cuerpo se relaja, los tendones y los músculos se alargan y ganamos en amplitud.  

¿Qué ejercicios de estiramiento elegir?

Estiramientos dinámicos. Como su nombre indica, deben realizarse en movimiento, en caliente, para ganar la mayor amplitud posible. ¿El principio? Dar impulso al movimiento para que el músculo alcance su máxima elasticidad (elevaciones de rodilla, estocadas hacia delante, etc.).

Estiramientos estáticos. Estos movimientos más largos requieren tiempo y deben hacerse después de un buen calentamiento. Mantenemos una posición durante un rato, los músculos se tensan y poco a poco se relajan para estirarse al máximo.

Otras ideas para mejorar tu flexibilidad:

  • Trabaja tu respiración. Una respiración adaptada y controlada es esencial para ganar flexibilidad. Concentrarse en la respiración permite relajar los músculos al máximo y, por tanto, estirarlos con mayor facilidad. 
  • Hidrátate lo suficiente.  Los músculos están formados principalmente por agua y necesitan estar bien hidratados para funcionar correctamente. Incluso una deshidratación mínima puede reducir la flexibilidad. Así que asegúrate de beber mucha agua a lo largo del día, especialmente durante y después de los entrenamientos.
  • Disfrute de un masaje profundo.  La rigidez y los dolores limitan la amplitud de nuestros movimientos. Un masaje eficaz, que libere los puntos de tensión y relaje los nudos musculares, le ayudará a recuperar inmediatamente más flexibilidad. 
  • Combate el estrés. No es ningún secreto que el estrés puede provocar contracturas musculares y rigidez. Por eso es importante dedicarse tiempo a uno mismo y centrarse en actividades relajantes (lectura, música, pintura, costura, etc.).

Reflexiones finales

Para conseguir superarse sin lesionarse, es esencial escuchar tus sentimientos. Durante las sesiones de estiramientos, es normal sentir una ligera sensación de tirantez, pero no debe sentir dolor. 

La flexibilidad se adquiere con el entrenamiento y no en dos o tres sesiones. No te compares con los demás, a fuerza de paciencia, serás recompensado. ¡Y qué pena si nunca llegas a los splits!

Deja un comentario

Suscribirse al boletín de noticias

Ofertas y ventas flash en tu bandeja de entrada cada semana.